A RITMO DE TU PALABRA VI Pascua C

VI DOMINGO DE PASCUA (C)

La Fe Pascual que plantaste en mí el día de mi Bautismo, simbolizada por el Don de una vela encendida, y que cada día vivo cada vez más en plenitud, no es una evasión soñadora de la vida, sino la anticipación de una existencia eterna sin ambigüedad que será mía en la Jerusalén Celestial, donde todo es absoluta perfección, donde todo es Indecible Belleza, donde la fragilidad humana ya no existe porque todo es una única realidad Contigo, tanto que es fragmento de Tu Belleza, nos pertenecemos el uno al otro como dos enamorados para los que ya nada existe fuera de la felicidad, iluminada por la Gloria de tu Hijo Resucitado, Luz de Tu Amor Ilimitado. Amén.