A RITMO DE TU PALABRA (Corpus Christi)

DOMINGO de CORPUS CHRISTI (C)

Te miro sin verte, pero Tú me miras con tal fuerza que haces pasar en mí las riquezas de tu ser. No encuentro tu mirada, pero Tú encuentras mi corazón y lo llenas de tu Gracia divina. Sin que me dé cuenta, Tú me cambias, me introduces en tus pensamientos y sentimientos. Me elevas hasta el nivel de tu santidad. ¡Qué hermoso es contemplarte, abandonarse a Ti, dejarse invadir por tu presencia y ser completamente recreados por Ti! Amén.