A RITMO DE TU PALABRA

I DOMINGO DE ADVIENTO (A)

Primer Domingo de ADVIENTO (A)

Hay una cita, Señor Jesús, que no podemos faltar: Es la cita de nuestra vida, de la que depende toda la eternidad, nuestro éxito o nuestro fracaso. Por eso nos das la gracia de un nuevo tiempo de Adviento: para despertarnos de todo lo que entumece inteligencia y corazón. Amén.

A RITMO DE TU PALABRA

Jesucristo, Rey del Universo (XXXIV T.O. C)

Jesucristo, Rey del Universo XXXIV Tiempo Ordinario (C)

Quiero rogarte, Señor, con el corazón del ladrón arrepentido,
hermano sufriente en humanidad, esperando que haya un poco de Paraíso también para mí. No tengo nada en mis manos y mi corazón árido no sabe decir palabras; sin embargo, me atrevo a susurrarte:
«¡Ten piedad… recuérdame!». Amén.

A RITMO DE TU PALABRA

XXXIIIC Domingo de Tiempo Ordinario

XXXIII Tiempo Ordinario (C)

Me gustaría mucho, Señor, que este viejo mundo diera paso a lo nuevo sin sobresaltos, sin tormentos, sin dolores, sin contorsiones. Y Tú, en cambio, me dices que debo tomar sobre mí mi parte de búsqueda, de sufrimiento y de cansancio, sin desanimarme, sin ceder a las dificultades. Amén.